Salud Mental

Pandemia y Salud Mental

Sábado, Octubre 10, 2020

Los últimos meses han traído muchos retos: para el personal de salud, que presta sus servicios en circunstancias difíciles, y acude al trabajo con el temor de llevarse la COVID-19 a casa; para los estudiantes, que han tenido que adaptarse a las clases a distancia, con escaso contacto con profesores y compañeros, y llenos de ansiedad sobre su futuro; para los trabajadores, cuyos medios de vida se ven amenazados; para el ingente número de personas atrapadas en la pobreza o en entornos humanitarios frágiles con muy poca protección contra la COVID-19; y para las personas con afecciones de salud mental, muchas de las cuales están todavía más aisladas socialmente que antes. Por no hablar de la gestión del dolor de perder a un ser querido, a veces sin haber podido despedirse.

 

- ¿Cómo está organizado el equipo de Salud Mental del Hospital de la Baxada y de qué manera se ha organizado su trabajo a partir de la pandemia?

En este momento somos dos psicológas y un médico psiquiatra: la lic. Alfonsina Vesco (psicóloga infantil y adolescente), lic. Vanesa Manucci (psicología del joven y el adulto), y el Dr Nicasio García. Hasta el mes de septiembre contamos con el acompañamiento de tres profesionales más, de la residencia interdisciplinaria en salud mental quienes hicieron un aporte invaluable a este servicio.

Desde el inicio de la pandemia el servicio quedó destinado casi totalmente a la atención y contención de los pacientes internados en el hospital. Comenzamos a trabajar en conjunto con el servicio de Trabajo Social y Gestión al paciente de modo de poder ofrecer un abordaje interdisciplinario.

Nos comunicamos con todos los pacientes que ingresan al hospital ya sea al refugio por sospecha de COVID, o con el resultado ya positivo. Tenemos un primer contacto, indagamos su estado emocional, compartimos pautas para que la estadía en el hospital sea lo más positiva posible. Y por otro lado, realizamos seguimiento de pacientes que manifiestan síntomas de angustia, de estrés, o que llegan con un diagnóstico psicopatológico preestablecido.

Este seguimiento lo hacemos en conjunto con los médicos quienes nos avisan del estado de los pacientes y así podemos hacer un abordaje interdisciplinario.

 

- ¿Cómo se prepararon para esta situación?

Al inicio de la pandemia, cuando aún no habían aparecido casos positivos de Covid-19 en Paraná, se crearon grupos de contención y apoyo a profesionales y administrativos del hospital con los que se llegaron a realizar algunos encuentros con el objetivo de ofrecer un espacio de escucha y contención. Luego, la vorágine del trabajo y las medidas de seguridad que fuimos adoptando hicieron que no se pudieran sostener esos espacios presenciales, por lo que el servicio permanece disponible frente a la demanda particular de los profesionales.

Por otra parte, el servicio continuó atendiendo a los pacientes con los que ya venía trabajando, esto se hizo principalmente de manera remota, ya sea por llamados telefónicos, videollamadas, WhatsApp.

 

- En este sentido y como medida preventiva, ¿Qué deberíamos tener en cuenta para preservar la salud mental en un contexto tan particular?

Cómo pautas generales:

  • Mantener rutinas saludables que incluyan una buena calidad de alimentación e hidratación: cada vez tenemos mayor información sobre el impacto de la alimentación saludable en nuestro sistema inmunológico. Volver a cocinar en casa, evitar alimentos ultraprocesados, incorporar frutas y verduras de estación, legumbres, frutos secos.
  • Mantener nuestras rutinas de sueño, respetar un horario para ir a dormir y para levantarnos.
  • Realizar ejercicio físico: destinar parte de nuestro día a actividades de esparcimiento y relajación. Unos minutos diarios pueden marcar una gran diferencia.
  • Es muy importante cuidarnos de la información que recibimos. Limitar lo que escuchamos y miramos en relación a la pandemia. Una estrategia útil es destinarle un tiempo acotado por día a recibir noticias, por ejemplo: escuchar las noticias en un horario específico y en un medio confiable.
  • Y en relación muy estrecha al punto anterior, es importante cuidar el uso de redes sociales. Si bien en este momento son el modo privilegiado de socialización, en ellas abunda la mala información. Para esto se pueden silenciar o pausar determinadas notificaciones o grupos de WhatsApp que puedan ser muy abrumadores.
  • También cuidar nuestros pensamientos. Evitar pensamientos excesivos de preocupación y miedo y un modo de lograrlo es mantenernos ocupados destinando una parte de nuestro dia a realizar alguna actividad placentera.
  • Mantener contacto con las personas significativas ya sea por mensajes, llamadas o videollamadas.
  • No perder el contacto con la naturaleza y la luz solar. Se recomienda estar unos minutos al sol cada día.
  • Igualmente es importante tener en cuenta que este puede ser un momento difícil y aunque hagamos todo lo posible para estar bien, igualmente sentirnos ansiosos y angustiados. En esos momentos es importante solicitar ayuda profesional.

 

- Por último. Este año la campaña en el Día Mundial Salud Mental está orientada a incrementar las inversiones en salud mental en todo el mundo. ¿Por qué es importante invertir en salud mental?

Se prevé que la demanda de apoyo psicosocial se verá incrementada como consecuencia de los cambios que sobrevienen en estos momentos de pandemia.

Toda nuestra vida, nuestra cotidianidad se ha visto trastocada. Niños que no pueden socializar, no pueden salir a jugar, adultos en aislamiento que han visto trastocada sus rutinas, su economía.

Personas de todas edades y clase sociales que han perdido seres queridos sin poder despedirlos. El impacto es enorme y nos exige que estemos preparados para dar respuesta a las demandas. Es necesario concentrar esfuerzos para construir sistemas de salud mental de calidad, basados en evidencia científica, que respondan apropiadamente a las exigencias actuales.

 

Aprovechamos la ocasión para saludar a los y las profesionales de la salud mental en estos días y reconocer su valioso aporte ante el desafío de la pandemia por COVID-19. Gracias y muy feliz día de la Salud Mental y del Psicólogo y la Psicóloga.